Go to content Go to navigation Go to search

16 marzo 2006

Granja tradicional en Toledo

Provincia de Toledo. Pueblo de 4.000 habitantes. El cunicultor más veterano del pueblo inició la actividad en el año 1985 en una nave de Ambiente Natural de 32 m. x 6 m. siguiendo el diseño de la época: un módulo para la maternidad, otro para el engorde y ambos separados por un almacén distribuidor. Todo el equipo lo confeccionó con malla electrosoldada fabricando las tolvas metálicas y comprando los bebederos de boya en el mercado. Cuenta con un total de 210 jaulas.

A los 2 años de explotación, el cunicultor construyó una nave de 50 m. x 6 m. destinándola a maternidad y convirtiendo los dos módulos anteriores para engorde. Esta nueva implantación se equipó con 332 jaulas metálicas dispuestas en flat deck.

La construcción es sólida y muy bien ejecutada. Pasillos que circundan cada módulo con uno central forman dos fosas semi-profundas sobre las que hay instalados 2 trenes dobles de jaulas. Las paredes son de obra civil, revocadas y enlucidas. El techo con viguetas de cemento, bobadillas y rematado con tejas.

Manejo tradicional

Siguiendo un sistema de manejo tradicional o en paralelo, el cunicultor ha llegado a dominar y conocer a sus animales con los cuales convive y consigue unos rendimientos realmente satisfactorios. Con una población de 340 hembras presentes (incluida la reposición) mantiene en producción de 240 a 260 hembras que cubre en Monta Natural Asistida tres días a la semana: lunes, miércoles y viernes con los treinta machos reproductores que renueva periódicamente para evitar la consanguinidad. Sigue las operaciones diarias a través de fichas y pinzas de colores que le indican el estado productivo de cada animal reproductor. Realiza de 50 a 60 cubriciones a la semana para obtener una media de 45 partos semanales con un promedio de 8,2 gazapos nacidos vivos por parto.

A pesar del manejo tradicional y mantener una población más o menos autóctona de animales, vende de 220 a 250 conejos a la semana.

Según lo descrito y referente al manejo, alguien podría pensar que nos encontramos ante una granja anticuada y sin futuro, pero una vez conocidos los resultados productivos podemos determinar que sin sobre-ocupación y con animales cruzados, se obtienen unas producciones normalizadas gracias a la experiencia y buen hacer. Vender 250 gazapos a la semana con 250 hembras productivas significa producir 1 gazapo por hembra y semana.

Factores de producción

Las producciones se obtienen gracias a un conjunto de factores que deben estar bien correlacionados y no siempre dependen de técnicas novedosas o manejos milagrosos. En el caso que nos ocupa, observamos una reposición bien atendida y adaptada a la instalación (la granja no cuenta con jaulas de reposición) ocupando los animales jóvenes en número de 2 o 3, una jaula vacía de maternidad hasta que precisan de un nidal para el parto. En ese momento es cuando se eliminan las hembras improductivas por imperativo de espacio físico solicitado por el renuevo. De las 332 jaulas, 30 están ocupadas por los machos y 42 jaulas por la reposición que va obligando a eliminar a las hembras improductivas.

No cabe la menor duda que adaptando unas jaulas de reposición o incluso otras para la gestación se podrían mejorar, técnicamente, los resultados pero, nos preguntamos… ¿y prácticamente?

Mantenemos el criterio que cada cunicultor tiene su manera de ser, sus costumbres, vicios y artimañas. Adoptar sistemas, métodos y técnicas será siempre interesante si, primero, la instalación lo permite y, segundo, si el cunicultor lo admite.

Estaremos de acuerdo que con una producción de 52 gazapos por hembra y año, la granja toca a su cielo productivo.

La higiene

Mucha limpieza y desinfección. Control de nidales con aporte de productos tópicos preventivos. Vacunación de VHD a la reposición y vacuna de Mixomatosis, 2 veces al año, son las prevenciones sistemáticas. Solo cuando se insinúa un trastorno, se añaden 400ml. de salfumán en 1.000 litros de agua de bebida y con ello las mortalidades en engorde no superan el 6%, manteniéndose normalmente en el 4%.

Si vende 250 conejos semanales y nacen 320 gazapos a la semana, con una mortalidad del 4% en el engorde… ¿Qué mortalidad tiene en la etapa de lactación?

Esta mortalidad, que usted ha deducido, puede parecerle alta aunque la situamos entre la media española. El diseño del nidal (modelo del 1987) también influye en la mortalidad. Solo cambiando los nidales, se podría reducir la mortalidad del nacimiento al destete en un 5% (como mínimo) y ello representaría pasar de 52 a 55 gazapos por hembra y año. Al precio que está el conejo, bien vale plantearse algún cambio.

Las deyecciones caen directamente a las fosas semi-profundas de 0,50 m. y se extraen cada 2 meses de forma manual. Trabajo evidente y asumido que obtiene una contrapartida: una notable bonanza ambiental.

Todos los animales se alimentan con un alimento formulado para la maternidad que se suministra como pienso único. Y va bien.

Notas para el recreo técnico y la posible mejora

Actual
30 Jaulas Macho 30 machos
42 Jaulas Hembra 100 hembras de reposición
260 Jaulas Hembra 260 hembras reproductoras
332 jaulas existentes en el módulo de maternidad
210 jaulas instaladas en el módulo de engorde
542 jaulas totales
Propuesta

De las 302 JH existentes, convertir 15 JH en 3 JR capaces para 96 hembras de reposición y otras 15 JH en 3 JG para alojar 36 hembras gestantes en sobre-ocupación. El resto de 272 JH estarán ocupadas por hembras reproductoras, más las 36 hembras gestantes conseguirán una población de 308 hembras presentes que sumadas a las 96 hembras de reposición determinarán una población global de 404 hembras contra la actual de 340 hembras en el mismo espacio y con una inversión similar.

Para un mismo tipo de animal, este incremento del número de hembras se traduciría en que la producción podría incrementarse en un 8%, o sea, unos 20 gazapos más a la semana. Si, además, se introduce una nueva genética en los reproductores capaz de producir 9 gazapos nacidos vivos por parto, el incremento semanal sería de unos 75 gazapos.

Ante esta nueva situación, el engorde resultaría limitado, escaso, y sería necesario ampliarlo con unas 40 o 50 jaulas de las cuales 30 ya se obtienen de la maternidad, más la adquisición de 6 nuevas jaulas, tres para la reposición y tres para la gestación.

Tal y como están los tiempos: ¿es rentable modificar la implantación para incrementar la producción invirtiendo en nuevas jaulas y espacio?

Otra opción sería adaptar el actual engorde de 210 jaulas en maternidad destinando parte de la actual maternidad a reposición y el resto a engorde practicando un sistema entrecruzado en el que se podrían explotar 315 hembras productivas contra las 260 actuales.

El resultado sería:

210 JH ocupadas por hembras productivas
30 JM con los machos reproductores
15 JH = 3 JR, con 96 hembras de reposición
287 JE con 105 hembras productivas + el engorde
542 jaulas totales

En realidad opinamos que este cunicultor ha encontrado el equilibrio productivo de su actual explotación y una mejora conllevaría a un cambio importante en sus instalaciones no estando el horno para bollos y menos en una granja que funciona.
Sirva la idea para lo dicho al inicio: un recreo técnico.

Artículo archivado en: