Go to content Go to navigation Go to search

3 mayo 2006

Granja cunícola en Reus

En España existen, o han existido, varias zonas con una densidad considerable de granjas cunícolas. Incluso estas áreas suelen limitarse a unos pocos términos municipales. Podríamos recordar a Priego en Cordoba, Zarzadilla de Totana en Murcia, Fabara en Teruel… y tantos más que harían bastante larga la relación.
Reus (Tarragona) también se puede incluir, y con un peso específico importante, puesto que la mayoría de sus explotaciones tienen más de 500 hembras reproductoras y un largo camino recorrido. Muchas de ellas hace más de 30 años que producen conejos para carne.

Visitamos una finca situada a los alrededores de Reus, cerca de la carretera que se dirige a Montblanc.

La explotación de conejos está instalada aprovechando unas antiguas naves de avicultura (como la mayoría de granjas de esta zona) que se destinan a la maternidad y se han construido unos nuevos cobertizos al aire libre para ubicar el engorde.

En un local se mantienen dos lotes de 125 hembras, en otro un lote de 200 hembras y en otro tres, sendos lotes de 150 hembras cada uno. En total, seis lotes con 600 hembras equivalentes a Jaulas-Nido. O sea, cada hembra tiene asignada su jaula de parto y solo la desocupa si pierde ciclo o se elimina. Su jaula es entonces ocupada inmediatamente por una hembra joven o de gestación. De esta manera, la granja tiene un total de 850 hembras presentes además de la reposición que gira entorno al 110% anual.

Semanalmente un lote de hembras es cubierto, en monta natural asistida, a través de la población macho formada por unos 100 animales. Cabe decir que todos los animales reproductores son híbridos que se obtienen a partir de un lote de abuelos.

La receptividad es alta, más del 90%, gracias al bio-estímulo que presenta la interrupción de la lactación aunque su práctica difiere un tanto del que, se supone, debería ser el correcto proceder. Se saca el nidal al mediodía del día antes de la cubrición y se sitúa encima de las jaulas. Al día siguiente, por la tarde, se presenta la coneja al macho y cuando ésta regresa a su jaula, se le introduce el nidal para que amamante a sus gazapos. La fertilidad (palpaciones +/ cubriciones) se mantiene con las oscilaciones propias anuales en torno al 85%.

Los gazapos se destetan a los 35 días de vida pasando a un engorde colectivo, situado al aire libre protegido, en una zona cubierta de unos 12 metros de ancho, con un total de unos 4500 gazapos. La mortalidad gira entorno al 4-6 % mensual presentándose durante los 15 primeros días, o sea, entre los 35 y 50 días de vida de los gazapos, con manifestaciones de diarrea semilíquida y oscura. Analizados los animales se detecta una E.coli bastante resistente que bien podría ser originaria de la propia maternidad. En muchos casos, cuando un cunicultor mantiene en su explotación una situación que podríamos determinar como normal, no acude al técnico y la acepta sin más. Actualmente muchas granjas inyectan a sus conejas antibiótico durante los días del parto. Otras utilizan piensos medicados al destete. Algunas realizan un tratamiento preventivo en sus engordes de forma sistemática, etc.

Entendemos que, ante cualquier situación que supere por defecto el óptimo, a pesar de encontrarse en la norma, el cunicultor debería no conformarse con remiendos y establecer todo cuanto esté en sus manos para intentar paliar o subsanar la situación. Este es el caso de la granja visitada que, a pesar de tener un 5% de mortalidad en su engorde, sabe que podría situarlo en torno al 2-3% y para ello busca las posibles causas e intenta, con la ayuda de los técnicos, situar la explotación en los niveles óptimos. Todo ello tiene un objetivo final muy claro: la rentabilidad.

Fíjense ustedes con 4500 gazapos, si se mueren el 5%, habrá unas 225 bajas mensuales. Si se redujera esta mortalidad al 3%, el número de bajas seria de 135. Es decir, salvaría y vendería unos 90 gazapos más al mes. Suponiendo que se pagara el kilo de conejo vivo en granja a 1,70 €, estaríamos hablando de ingresar o no, 306 euros mensuales.

Este razonamiento podemos hacerlo en numerosos aspectos productivos. La tasa de fertilidad (palpaciones +/ cubriciones) o fecundidad (partos/cubriciones), el coste de la dosis de semen, el número de conejas por persona (o UTH), la prolificidad de nuestros reproductores, etc.

Sigamos con nuestra granja de Reus. El pienso lo suministra una reconocida fábrica de alimentos quienes, además, le atienden técnicamente. Todas las jaulas son metálicas y dispuestas en un solo piso (_flat deck_) observándose varios modelos que se han ido incorporado en distintas etapas, substituyendo a las antiguas jaulas de malla entrecruzada. Los nidales son de madera, de quita y pon, respondiendo a un modelo muy extendido antaño por la zona.

El estiércol se mantiene en fosa superficial, debajo de las jaulas, para ser retirado manualmente cada 3 o 4 meses. Todo el control de los trabajos semanales se realiza un tanto a la vieja usanza mediante un fichero tarjetero.

La profilaxis está muy bien entendida puesto que se vacuna cada 6 meses contra la Mixomatosis y la VHD. Además, antes de vacunar trata a los animales contra los nemátodos y los coccidios. Regularmente desinfecta y desinsecta el ambiente y el equipo. Siempre limpia y desinfecta los nidales después de cada parto.

Concluimos la visita celebrando la buena acogida del cunicultor y contentos de poder observar in situ que, sin necesidad de grandes inversiones, cuando lo profesional prima, una granja con 850 hembras produce más de 40 gazapos por hembra presente y, en este caso concreto, 58 gazapos por hembra productiva.

¿Saben Uds. cuál es el costo de producción del Kg. de carne?. Vamos a calcularlo.

De las 850 conejas presentes, 600 hembras constituyen el núcleo productivo en banda semanal con una producción total de 34.800 gazapos al año. Si estimamos una fertilidad global (P/C) del 75% y una prolificidad (nacidos vivos) no inferior a 9 gazapos, podemos establecer un I.C. total de 3’6. (Esta conversión sería inferior para las 600 hembras cíclicas pero debemos considerar la población presente, además de la reposición). Las mortalidades se estiman en un 10% del N-D y del 5% en la etapa de engorde. El pienso se compra a una media de 0,21 €/Kg y los gazapos se venden a un precio medio de 1,70 €/Kg p.v. (podría ser algo más).

Aunque la mano de obra sea familiar y la mayoría de las inversiones estén ya amortizadas, consideraremos 1 UTH con un salario mensual de 1.100 € (incluida la SS) y una inversión de 290 €/m2 (locales + equipos), amortalizable en 15 años a un interés del 6%.

Coste de producción del Kg. de conejo vivo = 1,37 euros

Este cunicultor se puede considerar un empresario agrario con su granja cunícola puesto que le permite, además de un sueldo base, una disponibilidad suficiente para hacer frente al costo de la vida.

De este caso práctico podríamos establecer una realidad, o varias, para determinar cuando la explotación cunicola familiar puede convertirse en actividad principal:

  • La cantidad de hembras presentes, por persona, debería establecerse en un mínimo de 600.
  • La productividad por hembra cíclica o productiva debería ser superior a 8 gazapos nacidos vivos por parto.
  • El precio medio del conejo en vivo no debería ser inferior a 1,60 €/Kg para hacer frente al costo de la vida y,
  • Si el precio medio es superior a 1,70 €/Kg, el cunicultor puede invertir.

Trabajo publicado en el año 1999. Se han adaptado los precios al año 2006

Artículo archivado en: