Go to content Go to navigation Go to search

31 mayo 2006

Explotación cunícola en la comarca del Gironès

A finales del siglo XX podríamos citar varios aspectos determinantes en la evolución de la cunicultura industrial en España. Uno de ellos, y principal, fue la extensión y la evolución de nuestras granjas cunícolas. Muchas explotaciones semi-industriales o de complemento crecieron y fueron capaces de adaptar nuevas técnicas de explotación y cambios en el manejo. En algunos casos, el desarrollo se realizó manteniendo el mismo tipo de naves o locales y de jaulas, pero en otros muchos ha comportado implantar un mosaico de estructuras y materiales diferentes, como así ha sido en el caso que nos ocupa.

Infraestructura

En unas instalaciones, más o menos rudimentarias, se llegaron a manejar unas 150 hembras reproductoras hasta que se determinó que esta actividad, de complemento, tenía suficientes cartas para convertirse en empresa agraria. Para ello se construyeron tres naves idénticas de fábrica de bloques de hormigón con cerchas prefabricadas de hormigón, grandes ventanas en los laterales con cerramientos en guillotina y cubierta, a dos aguas, con placas de fibrocemento.

Las naves tienen 40 m. de largo por 10 m. de ancho y 4´5 m. de altura. El diseño de estos locales tiene más visos de almacén o henil, que de granja convencional por sus características constructivas muy sencillas y por su funcionalidad. No obstante debemos significar que, en un ambiente natural, la preocupación que debería primar en cualquier cunicultor debería ser el garantizar un buen confort en verano y basado en una suficiente ventilación, evitando la acción de la lluvia y el recalentamiento interior. Ello se consigue con relativa eficacia cuando la altura de los muros no es inferior a los 3 metros, asegurando un volumen máximo de aire por animal alojado. Un diseño que emplean los cunicultores italianos y no los franceses.

Tres trenes dobles de jaulas dispuestas en flat deck se ubican en las tres naves que están partidas por un pasillo-almacén determinando así, 6 áreas o módulos independientes.

La instalación responde a un sistema de manejo tradicional o en paralelo y así se inició la actividad, destinando un módulo a maternidad y otro al engorde.

Al conocer el método de trabajo en bandas se buscó la fórmula más práctica para adaptar el conjunto a este manejo y para ello se construyó una cuarta nave, de similares dimensiones, sin almacén central y con estructura ligera metálica tipo tunel con cubierta de plástico aislada y con abertura zenital corrida para la ventilación, amén de las ventanas y orificios en las paredes laterales. Este local, capaz para unos 4.000 gazapos, está destinado al engorde que proviene de los 1.200 nidales existentes en los 6 módulos citados. Está equipado por tres trenes dobles de jaulas dispuestas en flat deck en los laterales y en california en el centro y finales de tren.

Animales

Para conseguir que 1.200 hembras productivas trabajen en banda semanal es necesario cubrir cada semana unas 270 hembras reproductoras. De esa manera se aseguran 200 partos semanales. Para ello, en monta natural, se precisa de un buen número de machos.

Un nuevo local de fábrica de bloques de hormigón, construido al efecto, aloja a 120 machos reproductores.

Los animales son híbridos adquiridos a través de sus multiplicadores. Estos animales, además de poseer un buen crecimiento diario (a los 70 días pesan 2.100 gramos) están seleccionados por su prolificidad con unos nacimientos entorno a los 9 gazapos de promedio por parto. En la granja la prolificidad se halla entorno a los 8 gazapos nacidos vivos por parto. Motivados por la precariedad de este parámetro, iniciamos una metralla de preguntas para poder determinar la causa y llegamos a una lógica respuesta: las hembras permanecen en granja mucho tiempo. Ello es debido a que no existen unas patologías manifiestas en las reproductoras que inviten a su eliminación y las mortalidades no son importantes. Si a ello le añadimos que no se ejerce una presión en cuanto a la productividad, queda claro que se mantienen en granja un determinado número de hembras poco productivas y que la reposición es baja.

Para garantizar la reposición existe un núcleo de abuelos constituido por 3 machos y 6 hembras destinados a línea macho, además de 12 machos y 60 hembras destinados a línea hembra. Estos animales selectos están identificados y mezclados con los demás, siguiendo exactamente los mismos manejos y ciclos reproductivos.

Los animales jóvenes de reposición se hallan alojados en jaulas california situadas al final de los trenes de cada módulo de maternidad junto a unas pocas hembras de gestación.

Engorde

Al practicar un ciclo productivo de 42 días (cubrición a los 11 días después del parto) en banda semanal, los destetes se realizan semanalmente y deberían ocupar las 4.000 plazas de la nave tipo invernadero. Pero la producción supera la previsión: 200 partos x 8 gazapos = 1.600 nacidos vivos.
Con una mortalidad del nacimiento al destete entorno al 12%, cada semana se destetan unos 1.400 gazapos.
Los gazapos se destetan a las 5 semanas de vida (35 días) y se mantienen como máximo otras 5 semanas en el engorde.
De esta manera, cada semana se venden unos 1.350 conejos de 70 días de vida con unos 2.100 gramos de peso vivo.
Tres lotes semanales, en rueda, ocupan la nave tipo invernadero, otro lote parte a las antiguas instalaciones y un quinto lote se aloja en una nueva nave, construida por imperativo circunstancial, capaz para 1.300 gazapos y adosada al local de los machos.

Optimización

Con tres personas realizando el manejo de la granja y gracias a la planificación realizada, resulta evidente que conviene buscar la optimización de la mano de obra actual.
Una vez realizados los estudios técnicos a tal efecto, se ha determinado que con 1.800 nidales (equivalentes a 1.800 hembras productivas), o sea, con 400 inseminaciones semanales y unos 300 partos a la semana se puede llegar a conseguir un óptimo rentable.
Para ello, se precisa realizar una nueva adaptación del conjunto y ya se están realizando los trabajos de pavimentación con hormigones de 10 cm., sobre terreno compactado y con capa de piedra partida, en lo que serán dos nuevas estructuras ligeras de 40 m. x 10 m. con madera tratada.

Cuando la implantación esté finalizada, las cuatro naves existentes se convertirán en maternidad, las dos naves de nueva construcción en engorde y los locales de machos y engorde adosados servirán de comodín para la reposición y la sobre-ocupación.

Un pequeño almacén se convertirá en laboratorio, unos parques cubiertos para aves se adaptarán para sala de machos (30 machos) y se iniciará la Fecundación Asistida.

Otras novedades a implantar serán: la alimentación y la extracción de las deyecciones automáticas.

Alimentación

La empresa que actualmente suministra el pienso lo hace mediante un programa de alimentación triple apoyado con un cuarto pienso medicado al destete para prevenir problemas entéricos.

En maternidad

  • Desde poner nido hasta 21 días después del parto: LAPILAC
  • De los 21 días después del parto hasta 35 días: LAPIREPRO

En engorde

  • De los 35 días hasta los 50 días de vida: MIXLAP
  • Desde los 50 días hasta la venta: LAPIPLUS

Sanidad

Un programa de profilaxis un tanto particular se desarrolla durante todo el año y consta de:

  • Vacunación de Mixomatosis con vacuna heteróloga, usando Dermojet, a todos los gazapos que se van a destetar cuando todavía están con las madres.
  • Dos vacunaciones al año de Mixomatosis a todos los reproductores, previa desparasitación con vermicidas y coccidiósicos.
  • Una vez al año, se vacunan los reproductores de VHD.
  • Después del parto se inyecta, vía s.c., una penicilina retardada a las hembras.
  • Al poner nido se trata a las hembras, de forma tópica contra la sarna auricular y el mal de patas, operación ésta que se repite a la cubrición.
  • En cada ciclo, se limpian y desinfectan las jaulas. Se retira el estiércol de forma manual acumulándolo al exterior en estercoleros. Dicho estiércol es recogido por terceros, de forma gratuita, cada vez que un estercolero está lleno.

Reflexión

Extensión y evolución, dos premisas en la teoría de las 4E que se cumplen en esta granja. Cuando un cunicultor inicia su actividad y con el paso del tiempo crece, debemos pensar que cumple objetivos. Si, además, expansiona de nuevo sus instalaciones, lo cierto es que la empresa o es rentable o tiene expectativas de rentabilidad.

En todo el reportaje no hemos mencionado el número de conejas presentes, ni la mortalidad en el engorde. No obstante, leyendo con atención, ustedes podrían llegar a determinarlos. Les proponemos de esta manera un ejercicio práctico y útil para estar al día.

Reportaje publicado en junio de 1999.

Artículo archivado en: