Go to content Go to navigation Go to search

12 agosto 2011

Influencia de la densidad de población y el sexo en el engorde de los conejos

Autores:
Mª José Simó Doménech
Mª Elena Velasco Maso
Año:
1991
Centro:
ESAB/Dep. Zootecnia/UPC.

Resumen

La densidad de gazapos de engorde ha sido estudiada por diversos autores con distintos resultados y conclusiones. Datos que no se pueden generalizar ya que existen muchos aspectos que los condicionan. No se puede hablar de densidad óptima sin especificar raza, tipo de jaula, temperatura ambiente, alimento, etc.

Nuestro trabajo experimental se ha basado en relacionar dos aspectos: la densidad de gazapos y la diferencia entre sexos en la raza Neozelandesa blanca.

El cunicultor, cuando traslada los gazapos de la maternidad al engorde, no suele distinguir entre machos y hembras para formar los lotes. Mantiene camadas y optimiza espacios.

Se ha partido de 448 animales destetados a los 36 días con un peso medio de 810 gramos, sexados y distribuidos por sexos (machos y hembras) y por densidades de 6 y 8 animales por jaula de 0,422 m²., formando cuatro lotes y cuatro réplicas por lote.

La experiencia tuvo lugar desde finales de febrero a mediados de abril de 1991 y durante cuatro semanas seguidas entraron lotes de 112 gazapos que se mantenían en control semanal hasta 5 semanas.

En el tratamiento estadístico se ha incluido la representación gráfica, la ordenación de datos en tablas, el cálculo de medidas de posición y dispersión, eliminación de valores atípicos y como análisis estadístico, la utilización del ji-cuadrado y el análisis de varianza.

Conclusiones

De acuerdo con los resultados obtenidos llegamos a las siguientes conclusiones:

  1. Cuanto mayor es la densidad de población, menor es el peso final del animal.
  2. Los consumos son significativamente mayores a menor densidad de población.
  3. Los índices de conversión no presentan diferencias significativas entre densidades.
  4. Los datos de mortalidad no presentan diferencias significativas, aunque se producen más bajas en las jaulas con mayor densidad.
  5. Los incrementos de peso medio diario son significativamente menores a mayor densidad.
  6. Los índices de productividad no presentan diferencias significativas entre densidades. Sin embargo, son menores a mayor densidad.
  7. Los machos adquieren un mayor peso final que las hembras, aunque no de forma significativa.
  8. Los consumos no presentan diferencias significativas entre sexos.
  9. Los índices de conversión no presentan diferencias significativas, aunque tal vez posean una mejor conversión los machos que las hembras.
  10. La mortalidad no es significativa entre sexos, aunque haya más bajas de hembras que de machos.
  11. Los machos adquieren un mayor incremento de peso medio diario que las hembras, aunque no de forma significativa
  12. Desde el punto de vista de los índices de productividad, son mejores productores los machos que las hembras, aunque no de forma significativa.

Ninguna de las interacciones densidad-sexo resultó ser significativa. No obstante, los animales cebados en jaulas con 6 animales (14,20 gazapos/m²) ofrecen mejores resultados que los cebados en jaulas con 8 animales (18,93 gazapos/m²).

Artículo archivado en: