Go to content Go to navigation Go to search

20 noviembre 2015

VENEZUELA

En el año 1995, M. Colin y F. Lebas publicaron el libro “El Conejo en el mundo” y en él dicen que Venezuela presenta una pequeña producción cunícola. Llegan a una estimación de 6.000 toneladas/año de carne de conejo. En Venezuela los conejos se sacrifican a 2 Kg. de peso vivo. Si aceptamos un rendimiento en canal del 57% (alto para conejos sin mejora), llegaremos a que los conejos vivos anuales alcanzan las 5.260.000 cabezas (263.000 hembras).
Cabe decir que la cunicultura venezolana tenía una estructura productiva de minifundio (40%), familiar (40%) y racional (20%), con producciones por hembra y año que difícilmente superaban los 30 gazapos.
Desde el año 1995 hasta hoy, han pasado 17 años y mis conocimientos de la cunicultura americana no me aportan datos suficientes para poder aceptar que Venezuela sea el segundo productor de conejos mundial, mas bien lo sitúo entre los países de menos de 20.000 toneladas/año.
He leído con estupor en la revista “Boletín de cunicultura, núm.169” que la producción de carne de conejo en Venezuela, el año 2010, fue de 254.300 Tn. (FAOSTAT), lo que supondría unos 222.807.000 conejos vivos. En quince años la cabaña ha aumentado en casi 11 millones de conejas. Un autentico disparate. Lo que más me sorprende es que Tomas M. Rodríguez presente un reportaje firmado dando por buenos estos datos citando en su artículo que el 30% de la producción mundial se produjo en 2010 entre Italia y Venezuela, ambos con 250 millones de toneladas.
La revista “Cunicultura, núm.220” también se hace eco de esta noticia, citando la misma fuente y presentando una tabla con la media de los años 2005 a 2010 en la que la producción de carne de conejo en Venezuela es de 319.807 toneladas. Esto supone una cabaña de 280.530.000 conejos. Sin comentarios.

Venezuela tenía en 2010 una población de 28.833.845 habitantes, por lo cual el consumo “per cápita” sería de 11 Kg. de carne de conejo al año. Otro disparate.
Me sorprende que se publiquen datos estadísticos sin contrastar y más me inquieta que nuestras revistas lo divulguen sin comentarios al respecto y que, sobretodo ASESCU, lo publique en su revista con comentarios y sin cuestionarlo.
No sigo con las estadísticas, tema que ya abordé suficientemente en mi etapa como redactor de Lagoforma, pero dejo en el aire las producciones de Corea del Norte y Egipto (4º y 5º países productores mundiales, según FAO) y que en 1995 se les estimaban producciones de 1.000 Tn y 15.000 Tn, respectivamente.

Artículo archivado en: