Go to content Go to navigation Go to search

31 diciembre 2015

LA HARINA DE LOMBRIZ COMO ALIMENTO

Los cunicultores que tengan una cierta edad recordarán que, en una época, surgieron en España empresas que ofertaban paquetes de lombrices rojas de California para esparcirlas en el estiércol de los conejos con la finalidad de obtener el humus de lombriz. Las lombrices regeneraban la materia orgánica desde abajo hacia arriba y, cuando emergían sobre el montón de estiércol, se podían retirar para ser comercializadas a otros cunicultores (se aseguraban grandes ganancias) y también se podían localizar en otros cúmulos de estiércol para iniciar el proceso.
Las lombrices son hermafroditas (bisexuales) y están dotadas de 5 corazones y 6 riñones (nefridios). Si se dividen en dos partes, solo vivirá la dotada de boca.
Cada 7/10 días, la lombriz produce una cápsula que se abre a los 14/20 días dando a luz de 2 a 20 crías. Están maduras a los 60/90 días y son adultas a los siete meses de vida. Una lombriz puede generar de 1.200 a 1.500 individuos en un año. Un lecho mantenido 18 meses con 100.000 lombrices puede producir de 3.000 a 8.000 lombrices adultas en invierno y de 5.000 a 10.000 durante el verano. El estiércol de conejo es de buena calidad ya que en él se mezclan las deyecciones sólidas y líquidas, quedando éstas absorbidas por aquellas, pudiéndose utilizar directamente para la cría de lombriz sin previa maduración.
En la Universidad Autónoma de Chapingo (México) se está desarrollando un proyecto para la producción de harina de lombriz que sea apta para la alimentación humana y como alimento de animales como conejos, peces, aves y perros.
La carne de lombriz contiene del 45% al 65% de proteína bruta, deshidratada y molida, estando libre de e-coli, salmonella y coliformes fecales lo que la hace apta como alimento. Además, el productor de lombricultura, obtiene el humus que es un abono natural ideal para huerta y fruticultura,
Es curioso observar como una crianza fracasa en un País debido a un enfoque especulativo piramidal basado en la cría y venta de lombrices y, en cambio, tiene un buen desarrollo comercial en otros países en los que se orienta a la obtención de abono y carne.
En épocas de crisis, es bueno analizar y estimar producciones alternativas.

Artículo archivado en: