Go to content Go to navigation Go to search

7 febrero 2017

EL FRACASO DE UNA GRANJA CUNICOLA EN 2016. (Un ejemplo de lo que No se debe hacer).

Cuando un cunicultor novato desea iniciar una granja de conejos, debe tener claros toda una serie de planteamientos que van desde la legislación vigente hasta sus objetivos productivos. Se supone que dispone de tierra donde ubicar la granja (suelo agrario o rural) con disponibilidad de agua y energía eléctrica. Ante todo, deberá contratar a un técnico especialista para que lo oriente y le redacte el proyecto técnico así como, le asesore en el desarrollo de la actividad.

Vamos a considerar la implantación de una nueva granja cunicola en la que el propietario no tiene experiencia y no se asesora. Encarga el proyecto a un profesional para cumplimentar los trámites legales y, sin más ayuda, se dispone a iniciar la explotación de conejos para carne. Instala dos naves tipo túnel con cubierta de plástico aislado y los laterales protegidos con tela metálica y malla de sombra. Ambas naves de ambiente natural están equipadas con tres trenes dobles de jaulas polivalentes, tolvas redondas y bebederos de chupete. En cada nave hay 600 huecos. La intención es destinar una nave a maternidad y la otra a engorde. No ha previsto jaulas de reposición ni de gestación. Tampoco hay jaulas o huecos para machos puesto que pretende cubrir a las conejas mediante la fertilización asistida.
El suministro del alimento está automatizado y las deyecciones se recogen de los fosos de poca profundidad situados debajo de las jaulas a través de palas mecánicas.

Hasta este momento, ha invertido 44.255€ en las naves + 8.320€ en vallar la granja + 2.000€ en el proyecto. Un total de 54.575€.
Ha adquirido viruta para los nidales, vacunas y productos para desinfectar y desinsectar por un valor de unos 1.000€
El cunicultor, principiante y sin experiencia, llena una nave con 600 hembras híbridas de tres meses de edad el día 4 de junio que le cuestan otros 3.000€ y llena con 6.000Kg de pienso una de las dos tolvas que le suponen 1.500€ más.
A los 18 días, 22 de junio, inyecta de forma intradérmica en las orejas vacuna homóloga de mixomatosis a todas las hembras. (Alguien debía aconsejarle puesto que ni era el momento ni la vacuna idónea)
En este momento ya lleva gastados 60.075€ en total.
El día 22 de agosto adquiere 600 dosis de semen con hormona GnRH incorporada (600€) y realiza la primera inseminación a las 585 hembras presentes puesto que 15 hembras han muerto (2,5%, lo que representa un 0,5% mensual aproximadamente). No tuvo la previsión que durante los dos primeros meses podían morir algunas hembras…
Así pues, inicia la reproducción con 585 hembras y dispone de 15 huecos vacíos en la nave.
Al ser novato, el cunicultor no realiza la palpación y el 21 de septiembre paren 445 hembras (76% de fertilidad) con un total de 4.090 gazapos nacidos vivos (prolificidad de 9,19 gazapos por parto de promedio).

Con 600 huecos, solo 445 están ocupados por hembras productivas. A los 4 meses de iniciar la actividad tiene 140 hembras improductivas, 15 huecos vacíos y ninguna hembra de reposición.
Los 600 huecos deberían ser productivos, para ello el cunicultor debía haber adquirido 740 hembras jóvenes de 3 meses al iniciar la explotación y preveer una reposición inicial.
De los 4.090 gazapos nacidos vivos al primer parto, se destetan 3.286 gazapos (7,38 gazapos destetados por parto) lo que supone una mortalidad del nacimiento al destete de casi el 20%. (¿Ha fallado el manejo del nidal, de la alimentación, enfermedad,…?. La mortalidad en esta etapa no debería superar el 8% en esta época del año y con más razón en una granja nueva).
En la otra nave, de engorde con 600 huecos, de los 3.286 gazapos solo llegan a un peso de 2.000 gramos, 1.800 conejos debido a un brote virulento de mixomatosis que arrasa con un 45% de mortalidad.
Llena con 6.000Kg el silo del engorde (1.500€) y vende los conejos con lo que ingresa los primeros 6.480€.
El balance económico actual es de -55.695€ (negativo).

La producción del primer parto es de 4 gazapos por hembra productiva. Esta granja ha iniciado la producción con mal pié. Difícilmente será rentable en el futuro.
El cunicultor, que dispone de recursos económicos, sigue y el día 2 de octubre realiza una segunda inseminación lo que indica una banda única de 42 días.
En esta ocasión dispone de 563 hembras (un 2,5% de mortalidad mensual). De estas 563 hembras, se inseminan 528 para producción y 35 hembras con semen GP para guardar hijas de reposición. (745€ + 1.500€ del pienso para la maternidad).
El manejo y la mixomatosis causan estragos. De las 563 hembras inseminadas solo paren 290 hembras (51% de fertilidad) que paren 1.949 gazapos vivos, o sea, 6,72 gazapos por parto de promedio. (Las hembras híbridas deberían parir más de 9 gazapos nv/parto. Los 6,72 nv/parto nos indican problemas de fecundidad y/o de mortinatalidad).
De los 1.949 gazapos nacidos, se destetan 1.061 gazapos (45,56% de mortalidad del nacimiento al destete). En vistas del desastre causado aparentemente por la mixomatosis, el cunicultor opta por vacunar a todos los gazapos destetados con la misma vacuna homóloga. Solo llegan a la venta 790 conejos con un 25,54% de mortalidad en el engorde y un ingreso de 2.844€.
La situación económica presenta un déficit de -55.096€.

Las 273 hembras no paridas siguen en la granja junto a las 290 hembras productivas y el cunicultor no se rinde ni pide asesoramiento. Practica una tercera inseminación el día 13 de noviembre a 390 hembras presentes puesto que se han eliminado o muerto 173 hembras. Todavía no dispone de reposición.
Se inseminan 360 hembras para producción y 30 hembras con semen GP para reposición. De las 390 hembras inseminadas (510€) paren 185 hembras (52% de fertilidad) con 1.159 gazapos nacidos vivos (6,26 gazapos nv/parto de promedio). Se destetan 996 gazapos (14,06% de mortalidad del nacimiento al destete). De la tercera inseminación llegan a la venta 733 conejos (26,40% de mortalidad al engorde). Ingresa 2.640€.

Cualquier cunicultor, ante esta dramática situación, habría cerrado la granja pero nuestro novel cunicultor no pierde la esperanza y practica una cuarta inseminación el 24 de diciembre. Insemina 230 conejas. El resto ya no se encuentran en la granja puesto que se han eliminado o muerto.
De las 230 conejas, insemina a 200 para producción y 30 para reposición. (350€). De las 230 hembras inseminadas paren 175 (76% de fertilidad) y nacen 856 gazapos (4,89 gazapos nv/parto). Se destetan 675 gazapos (21,14% de mortalidad) y llegan a la venta 420 conejos (1.512€).

A final de año, pasados 7 meses del inicio, solo quedan en la granja 148 conejas junto a 48 hembras nulíparas de reposición y ningún conejo en el engorde.

El cunicultor no solo no ha recuperado su inversión inicial sino que ha perdido, sin cobrar ningún sueldo por su trabajo ni imputar gastos de luz y agua, 2.771€.
Decide, por fin, cerrar la granja y la ofrece en arrendamiento.

Llegamos a la conclusión que las 600 hembras iniciales no son suficientes para optimizar la producción de 600 huecos. Al no disponer de reposición y que esta no se plantea hasta la segunda inseminación supone un retraso de 5 meses el poder contar con hembras jóvenes de repuesto y conseguir una máxima ocupación.
A partir de la segunda inseminación, la granja no debería seguir sin tomar medidas drásticas al problema puesto que su declive era evidente. Un asesoramiento técnico hubiera sido muy oportuno.
La mixomatosis ha sido, junto a un deficiente manejo, las causas principales del desastre. Los animales enfermos no eran retirados ni destruidos y los muertos se acumulaban al exterior en un foso abierto cerca de las naves lo que supuso un foco de alto contagio.

Deseamos que sirva el ejemplo para denunciar una mala praxis y poner en evidencia a los noveles cunicultores que no basta en leer y escuchar. Es necesario contar con un buen asesoramiento técnico.

Toni Roca
Conejólogo 01/2017

Artículo archivado en: