Go to content Go to navigation Go to search

23 abril 2011

Efectos de la temperatura en cunicultura

El conjunto de factores bioclimáticos que caracterizan el medio en el cual se desarrolla un organismo, se conoce como ambiente.

El cunicultor debería proteger a los animales de las agresiones del medio mediante la consecución de un confort ambiental para, así, conseguir unas altas productividades con unas regulares producciones.

El factor más importante, relacionado con los animales y determinante del confort es la temperatura. Ésta, junto al grado higrométrico del aire (la humedad), son componentes básicos del clima, el cual está condicionado a su vez por:

  • La densidad o kilos de peso vivo por metro cúbico de local
  • El aislamiento térmico de techos, paredes y suelos
  • La calefacción
  • La humidificación
  • La renovación del aire mediante ventilación estática o dinámica
  • Las deyecciones en cuanto a su cantidad, almacenaje y tratamiento.

La temperatura óptima de un conejar se sitúa entre los 14º C y 20º C. Cabe diferenciar la temperatura entre los reproductores (de 16º C a 22º C) y entre el engorde o cebo (de 12º C a 18º C), con extremos absolutos de 6º C a 28º C.

Por debajo de los 6º C, el frío estará presente en el conejar y, aliado con una humedad alta, puede causar estragos.

El conejo es mucho más sensible a las temperaturas elevadas o sea, al calor, que a las bajas temperaturas o frío. Es por ello que prestaremos una atención muy especial a éste.

El calor ejerce tres efectos muy concretos sobre los animales:

  1. Deshidratación, con la consiguiente modificación del metabolismo.
  2. Homeostasis o desequilibrio del sistema de regulación de la composición de la sangre, la cual se vuelve más viscosa y alterada en sodio, cloro, componentes azufrados y ácido láctico.
  3. Homeotermia o parada en el funcionamiento del sistema de regulación de la temperatura corporal, con la aparición de la fiebre (41º C) y posibilidad de muerte por sofoco, paro cardiaco o lesiones cervicales.

Tabla 1. Temperaturas críticas (*)

ºC Efectos
(*) Colin, 1985
23,9º C * Aumento rápido del ritmo respiratorio
26,7º C * Aumento de las pulsaciones * Aumento de la temperatura corporal * Disminución del consumo de alimento * Disminución de la actividad tiroidea
40,6º C * Aumento de la temperatura corporal * Muerte

La temperatura tiene efectos importantes en el manejo del conejar con unas acciones directas sobre:

h4. La sanidad

El frío es el máximo responsable de la mortalidad de los gazapos recién nacidos (de menos de una semana) en los nidales. También suele ser un buen aliado para promover o potenciar el síndrome respiratorio y digestivo.

El calor influye negativamente, en exceso, incentivando problemáticas entéricas, desequilibrios digestivos y la muerte de los animales (+ 42º C).

Las bajas de reproductoras en el parto, debidas a estreñimientos, así como las muertes embrionarias, pueden ser promovidas por los efectos del calor.

La reproducción

El calor tiene unos efectos negativos en cualquier estadio productivo de un conejar. Veamos, en resumen, cuales son:

En las hembras:
  • Poca receptividad, presentando las vulvas blancas y sin turgencia
  • Disminución de la fertilidad, palpaciones positivas sobre cubriciones, situándose en algunos casos por debajo del 50%
  • La prolificidad también se ve afectada, ya sea por una menor tasa de ovulación o por un incremento de la mortinatalidad. En según que zonas climáticas es interesante alargar el ritmo productivo durante la época estival.
  • Decrece la producción lechera por efectos colaterales y la poca viabilidad de las crías.

Es importante no olvidar el estímulo lumínico, el aporte de vitaminas y aminoácidos, una alimentación de verano y evitar situaciones de estrés.

Los efectos de una temperatura elevada en las hembras reproductoras vienen de:

  • Una disminución del consumo de alimento y del crecimiento
  • Alteración en la viabilidad embrionaria
  • Reducción del tamaño de las camadas

A su vez, en los machos, el calor produce:

  • Un notorio decrecimiento del ardor sexual o libido
  • Un descenso de la fertilidad, con posible correlación con una alteración de la espermatogénesis
  • Una esterilidad temporal o gran irregularidad en la calidad del semen que repercute, a su vez, en la prolificidad de las hembras, debido también a la baja motilidad y viabilidad del semen.

Se aconseja mantener durante los meses de verano y otoño el número máximo de machos en el conejar para ser testados en la primavera siguiente con hembras receptivas.

En el supuesto de realizar la fecundación asistida, los efectos dependerán de si el cunicultor adquiere el semen a terceros (no hay machos en el conejar) o si extrae el semen en su propia granja.

La conversión alimenticia

El conejo precisa de una energía nutritiva para regular su temperatura corporal. Es importante señalar que el costo de la kilocaloría alimenticia es superior al de la kilocaloría de la calefacción. Esto debería predisponer al cunicultor a usar fuentes de calor en épocas frías.

En verano o en épocas calurosas es diferente ya que los animales reducen su consumo de alimentos con importantes repercusiones en la producción. Será en esta época cuando con una suplementación con un pienso de alta energía se podrán superar los efectos negativos del calor.

Con un alimento de alta energía se puede lograr:

  • Un aumento de 0,5 gazapos por camada
  • Una disminución del 6% en la mortalidad (del nacimiento al destete)
  • Una reducción del 50% en el abandono de las camadas
  • Un incremento de 50 gramos de peso al destete

Se observa que con bajas temperaturas el consumo de alimento aumenta para decrecer a medida que el grado térmico se incrementa. La tabla que presentamos con valores redondeados es bien explícita

h4. Tabla 2. Efectos de la temperatura ambiente sobre la ingesta (*)

Temperatura, ºC 10 20 30
(*) Prud’hon, 1976
Frecuencia de ingestión (número de tomas al día):
Pienso 38 33 27
Agua 32 26 19
Alimento ingerido (gramos por día):
Pienso 208 182 118
Agua 359 339 298
Relación agua/materia seca 1,76 2,02 2,44

Tabla 3. Influencia de la temperatura sobre los resultados zootécnicos, a un peso final de 2.400 g (*)

(*) Eberhart, 1980
Temperatura, ºC 5 18 30
Consumo, g/día 182 158 123
Aumento de peso, g/día 35,1 37,4 25,4
Índice de conversión 5,18 4,23 4,84

El conejo produce calor gracias a la oxidación de los alimentos consumidos o de sus reservas para mantener constante la temperatura corporal. Y también, como necesidad vital, puede evacuar calor, haciéndolo como:

Calor sensible

Emitido por su superficie corporal, expresándose en Kcal/h. Es una emisión directa por radiación.

Como la temperatura del cuerpo es superior a la de los materiales y del local, de esta forma se propaga el calor, por convección al estar el animal en contacto con las capas del aire, y por conducción como transmisión directa por contacto con el material.

Calor latente

Que es fruto de la respiración y se expresa en gramos/hora de vapor de agua.

Tabla 4. Emisión de calor por un conejo en función de la temperatura ambiente (*)

Temperatura ambiente, ºCEmisión total, W/kgEmisión de calor latente, W/kg
(*) Yale University
55,3 ± 0,930,54 ± 0,16
104,5 ± 0,840,57 ± 0,15
153,7 ± 0,780,58 ± 0,17
203,5 ± 0,760,79 ± 0,22
253,2 ± 0,321,01 ± 0,23
303,1 ± 0,351,26 ± 0,38
352,7 ± 0,352,00 ± 0,38

Las estimaciones de la producción de calor en el conejo son diversas y un tanto contradictorias. Además de las citadas en la tabla anterior, expresadas en Watts / Kg. y equivalentes a 1 W = 0,860 Kcal/hora, podemos aportar los datos de Brewer (1964), quien da un valor al calor sensible Qa = 235 Kcal/24 horas/2,6 Kg peso vivo, o sea, 3,8 Kcal/h y Kg.

No obstante, la sociedad francesa SBM, emitió un resumen sobre la producción calórica que ofrecemos en el cuadro siguiente:

h4. Tabla 5. Producción de calor por el conejo (*)

Tipo de animal Calor producido
(*) SBM
Reproductor Qa (calor sensible) 12 kcal/h
Wa (calor latente) 4 g/h
Engorde Qa (calor sensible) 5 Kcal/h
Wa (calor latente) 3 g/h

Para mantener la temperatura corporal es imprescindible que el calor recibido y producido sea igual al calor emitido y perdido. Para ello el conejo tiene varios medios:

  • Sus extremidades, la cola y principalmente las orejas, que regulan la temperatura corporal por vaso-constricción y vaso-dilatación cuando la del medio ambiente es inferior a la corporal (de 39 a 39,5º C).
  • Por emisión de calor sensible gracias a su actitud, ya sea reduciendo la superficie corporal en contacto con el ambiente (posición encogido) o bien aumentándola (estirado)
  • El ritmo respiratorio, gracias al cual reduce o aumenta la producción de calor latente.

Tabla 6. Medios de lucha frente al calor

ÓrganoMedioConejo
Pulmón Recalentamiento del aire aspirado +
Vapor de agua evaporado* +
Piel Sudor -
Radiación +
Convección +
Cuerpo Aumento de la temperatura =

En definitiva, significamos la importancia de la temperatura en período frío, que no tiene una definición precisa y se concreta como una ausencia de calor. No se produce frío en un conejar, se eleva o transfiere el calor. El frío tiene su punto clave en los nidales, cuyo valor se sitúa por encima de los 30º C y en el equilibrio entre el costo de la alimentación y el costo de la calefacción, sin descuidar las repercusiones digestivas a través del agua de bebida y respiratorias, ya sea por falta de ventilación cuando se incrementa el nivel de amoníaco en los locales, ya sea por un exceso de humedad.

En cuanto al calor, el objetivo debería ser intentar reducirlo al máximo y para ello el cunicultor puede optar por una adecuada ventilación en la que incorporará sistemas de enfriamiento del aire ya sea por humidificación (riegos, telas, humidificadores, etc.) o por tratamiento frigorífico del aire (sistema aire/aire). Todo ello sin descuidar el aislamiento térmico como principal arma de lucha frente a los efectos del calor y frío extremos.

Trabajo publicado en marzo de 2008

Artículo archivado en: