Go to content Go to navigation Go to search

5 febrero 2009

Condicionantes o motivaciones para iniciar una granja de conejos (Capítulo 5 de 5 - parte IV)

Este es el quinto (parte IV y última) de una serie de 5 capítulos que forman el Seminario de entrenamiento en cunicultura: Orientaciones para iniciar una explotación cunícola industrial de producción de carne. Vea el Índice e introducción al seminario.

Invertir una cantidad S de dinero

Los modernos métodos de producción van orientados a un máximo rendimiento bajo una inversión de mínimos.

La inversión, aunque no representa el coste más importante respecto a su incidencia por Kg de carne producida, si representa iniciar la explotación con un dinero que se debe devolver. Dinero que nos prestan o nos prestamos a un interés determinado. Este coste financiero si que incide en el costo del Kg de carne que pretendemos producir.

Incidencia de las diferentes partidas en el Kg de carne.
Alimentación45-60%
Gastos financieros10-18%
Mano de obra12-16%
Amortizaciones10-14%
Animales5-8%
Varios3-5%

El ambiente representa el primer paso de inversión. Debemos construir, adecuar o alquilar un espacio abierto o cerrado y acondicionarlo para la explotación de conejos. Ya no se trata sólo de la obra civil (más importante cuanto más sofisticado sea el ambiente) sino los automatismos (ventiladores, limpieza, etc.), la protección, cierre de aberturas, agua, luz, etc.

El material y el equipo constituyen otro aspecto con notable incidencia en la inversión. Se deben adquirir jaulas con sus soportes, comederos, bebederos, nidales y todo un equipo de útiles necesarios (soplete, jeringas, pulverizador, carretilla, etc.).

También se debe prever la compra de animales. Unos reproductores más o menos caros, según sea su calidad y procedencia, pero que inciden en la inversión. Finalmente, el cunicultor debe prever medio año de gastos sin ingresos ya que los animales suelen adquirirse entre los 2 y 3 meses de edad y, por lo tanto, hasta uno o dos meses no iniciaran la reproducción.

Hasta los tres meses no producirán y hasta los 4 meses no se destetaran las primeras camadas. Por lo que, hasta los 5 meses no dispondremos de producto para la venta. A los seis meses, si todo ha funcionado correctamente, el cunicultor tendrá su explotación en rueda.

Resulta evidente durante este período que se deben soportar gastos de alimentación, mano de obra, energía, sanidad, etc., que deben ser cubiertos con un capital circulante. Dinero que cuesta dinero.

No indicaremos cantidades precisas, puesto que estas pueden quedar desfasadas con el paso del tiempo. Si podemos establecer cuadros comparativos entre las distintas partidas que suponen inversión para iniciar la actividad:

Cantidad de X$ por jaula-hembra instalada
Ambiente libre1,0X$
Ambiente natural2,0X$
Ambiente controlado3,5X$
Material y equipo1,5X$
Animales0,3X$
Capital circulante1,0X$

Al igual que cualquier otra actividad agropecuaria, en cunicultura se podrá hablar de una buena rentabilidad sólo cuando la gestión financiera haya sido la acertada. Un buen control de esta gestión nos dará a conocer los puntos débiles y fuertes de la actividad, permitiendo establecer el nivel de beneficio en el negocio.

El análisis de esta gestión deberá constar de una especial atención a los puntos siguientes, que corresponden a la obtención del Producto Bruto:

  • Número de animales vendidos por jaula-hembra
  • Kg de carne (peso vivo) producidos por jaula-hembra
  • Mortalidades
  • Precio del Kg de carne (peso vivo)
  • Intervalo entre dos partos
  • Número de camadas por hembra y año
  • Número medio de gazapos por camada
  • Porcentaje de la reposición

Se examinarán también los gastos por jaula-hembra:

  • Precio del alimento
  • Coste de los productos de higiene y sanidad
  • Valor de la mano de obra
  • Coste de los reproductores
  • Amortizaciones
  • Conversiones

Para poder realizar un buen control de la gestión financiera en el conejar, hay que comprender bien los factores técnicos que determinan la producción y los factores económicos que determinan sus costes y la rentabilidad.

Además de los registros particulares, es importante realizar el análisis de las relaciones existentes entre los factores citados con la finalidad de conseguir una estimación de la rentabilidad de la explotación, estar atentos a los puntos débiles, advertirlos a medida que se producen y establecer una relación o comparación entre las diversas producciones.

Cuando se habla de economía se puede caer en la tentación, sana y humana, de hablar mucho y decir poco. Hay múltiples tipos de explotaciones creadas en distintos ambientes y con sistemas de manejo diferentes que orientan sus objetivos hacia cauces muy diversos en función a necesidades de mercado, de financiación, de resultados, de mano de obra, etc.

Todo ello nos motiva pero debemos tratar el tema con la máxima objetividad, fijando criterios de base y estableciendo normas que puedan ser válidas en cualquier caso o situación.

Así pues, y como punto de partida, realizaremos un breve repaso al montaje de una explotación tipo, determinando opciones con criterio económico.

Opciones económicas de implantación de un conejar
Punto de partida

El cunicultor, después de estimar la cunicultura como posible negocio, deberá emprender una serie de pasos que le llevarán a la realización del proyecto.

En primer lugar tendrá clara una ubicación para instalar la granja (terreno) y conocerá la legislación vigente, asi como los trámites oficiales y privados que precise la actividad.

Generalidades

El cunicultor, antes de conceptuar su explotación, debe disponer de la suficiente información respecto a toda una serie de exigencias que la actividad conlleva. Una vez tenga claros los conceptos básicos para una correcta implantación, podrá seguir analizando otros aspectos necesarios para un correcto y rentable proyecto de granja. No disponer de esta información general le puede repercutir en la mano de obra, la inversión o en los rendimientos. Asi pues, deberá conocer:

Implantación:

Factores de estress

  • Número de animales y actividad
  • Distribución general
  • Capacidad total y volumen ambiental
  • Tratamiento de las deyecciones
  • Higiene del conejar
  • Medio ambiente

Confort:

  • Temperatura
  • Humedad
  • Ventilación
  • Iluminación

Alimentación:

  • Tipo de alimentos
  • Programa a seguir

Animales:

  • Razas puras
  • Cruzas
  • Hibridos
Alojamiento

Una vez conocidas las exigencias y necesidades de los animales para una correcta implantación, el cunicultor estará capacitado para elegir dónde explotarlos y en que ambiente.

Un ambiente puede tener como primer condicionante la zona climática aunque tambien influirá en su elección la disponibilidad de dinero, la orientación productiva, el tipo de material, etc.

Un factor que no debería limitar la elección del ambiente debería ser el estrictamente económico a sabiendas que cuánto más se sofistique la instalación más elevado será su coste. Cabe recordar que se pueden criar conejos en todos los ambientes, sólo se deberán extremar las atenciones a medida que no se pueda garantizar el confort.

  • Ambiente libre (abierto, resguardado y protegido)
  • Ambiente natural (estático o asistido)
  • Ambiente controlado (depresión o sobrepresión)
Manejo

El objetivo de cualquier cunicultor debería ser la obtención de una producción rentable. No siempre van unidas la rentabilidad con la máxima producción. Se puede producir mucho pero a un elevado coste. Resulta fundamental saber encontrar el umbral de rentabilidad en cada caso particular.

La producción se estimará por jaula-hembra y año, o por coneja y parto según sea el diseño de la explotación.

Los métodos en bandas son de forzosa elección para poder planificar correctamente el manejo. Recordemos que hay 4 opciones de ciclo productivo y otras tantas opciones de bandas.

  • Ciclos: 35, 42, 49 y 56 días.
  • Bandas: semanal (6), quincenal (3), trisemanal (2), única (1)

Será en base a un manejo acertado cuando se podrán estimar cotas de alta producción haciendo frente a posibles fallos en el proceso técnico de la reproducción.

La granja debe estar bien distribuida en función al ciclo y banda elegidos (manejo eficaz de las operaciones) y a la vez óptimamente planificada en todos sus trabajos, servicios y recorridos.

Resulta interesante establecer como base económica la jaula-hembra, buscando el mejor sistema de manejo, método de trabajo y técnicas de explotación basados en las hembras.

  • Hembras potenciales
  • Hembras presentes
  • Hembras productivas
Deyecciones

La evacuación, almacenaje, tratamiento y utilización de los excrementos ha de motivar suficientemente al cunicultor ya que su producción es importante y pueden enrarecer enormemente al ambiente así como, pueden suponer un incremento notable del manejo.

El tratamiento de las deyecciones está directamente relacionado con la envergadura de la explotación, su utilización y el ambiente, el tipo de material e incluso el bebedero.

Unidad de explotación

La concepción definitiva de la explotación cunicola que se pretende realizar puede, llegado este momento, definirse.

Para ello el cunicultor, que ha tomado conciencia de las exigencias de los animales y del manejo óptimo de las operaciones, fijará la cantidad de animales reproductores, engorda y reposición. Determinará las jaulas necesarias y su distribución en uno o más módulos, áreas o zonas.

Valoración

En la valoración del conjunto se centra nuestro interés y debemos señalar además del costo de la Inversión, toda una serie de factores que incidirán en el costo de producción como son: la alimentación, los gastos financieros, la mano de obra y otros gastos fijos y variables.

La Producción viene determinada por el número de gazapos vendidos por jaula-hembra y año (o por hembra potencial y año), condicionando el Beneficio Neto de la actividad junto a la Inversión, el precio medio de venta y el índice de conversión global.

Ingresos:

Producto bruto (PB): El cunicultor pretende obtener unos ingresos en el desarrollo de la actividad y que fundamentalmente estarán relacionados con la venta de animales para carne a precio de mercado. Junto a este ingreso, se pueden obtener otros ingresos adicionales o complementarios por la venta directa (en pie o en canal), venta de reproductores (pie de cría, en función a si se ha establecido un programa de mejora), venta de animales de rechazo, venta de pieles (si se procesa el sacrificio en propia granja) y venta de estiércol.

Gastos variables:

Alimentación (MNA): Una vez realizadas las ventas, el primer gasto importante es el alimento balanceado. Su repercusión está sujeta al precio del nutrimento así como a la producción que determinará el Índice de Conversión (IC) global de la actividad. El consumo de alimento balanceado gira entorno a los 50Kg por camada destetada y hembra productiva. Si, por ejemplo, una coneja realiza en promedio 6,91 partos al año, el consumo teórico de la granja será: 6,91p x 50Kg = 345,50Kg por coneja productiva y año. Si en la granja hay 200 hembras, 345,50Kg x 200H = 69.100Kg/año: 12 = 5.758Kg/mes.

Otra manera de estimar el consumo de alimento se puede realizar en función a la producción, resultando: 42,55 gazapos vendidos x 2Kg x 200 Hembras = 17.020Kg x 4,05 IC = 5.744Kg/mes.

Se llevan tratados los dos capítulos más importantes del desarrollo económico de una explotación cunicola. Un fallo en alguno de ellos puede suponer un desastre en la obtención de resultados. El MNA (Margen No Alimenticio) es la diferencia entre Producto Bruto y gastos alimenticios, y nos indicará de manera rápida los resultados de la explotación. Si el MNA es mayor al 50% del PB, se prevén resultados positivos y si es menor, dificilmente habrá Beneficio Neto.

Para obtener el mayor MNA es necesario aumentar la Producción y cobrarla a buen precio y disminuir el Índice de Conversión global atendiendo el precio del alimento (vigilar precio vs. calidad). Para la cunicultura de traspatio, el MNA significa, en muchas ocasiones, la disponibilidad real de su actividad.

En la explotación existen otros gastos que están relacionados con el manejo: Higiene, Sanidad, Agua, Electricidad, etc. Estos gastos varían en función del tipo de explotación, ambiente, localización, etc. y tienen una pequeña incidencia en el resultado.

Higiene y sanidad: Gasto variable cuya cuantía es de difícil determinación ya que depende de varios factores. Cuánto más se industrialice la explotación, mayor será el riesgo y por tanto se incrementarán las atenciones o medidas profilácticas. El concepto industrial es muy amplio en cunicultura y tanto se puede referir al tipo de ambiente (controlado), como a los animales (cantidad y genética), al ciclo productivo (intensivo), alimentación (programa Triple), etc.

Energia y varios: Cuanto más sofisticado sea el ambiente, mayor será el costo de la construcción y el consumo de energía. También existirá un mayor mantenimiento en conejares cerrados y con automatismos. Es por ello que no resultará dificil triplicar los gastos de energía y varios en ambientes controlados respecto a los ambientes libres.

La diferencia entre el MNA y los gastos de manejo citados determina el Margen Bruto (MB), margen que para algunos cunicultores resulta ser su beneficio debido a que no estiman otras partidas de gastos.

Gastos fijos:

Amortizaciones: Todo lo que ha supuesto Inversión deberá ser amortizado en unos períodos de tiempo determinados en función a cada partida. Los locales suelen amortizarse entre 15 y 30 años (20). El material (jaulas y equipo) entre 5 y 15 años (10).

Los animales reproductores tambien deben amortizarse. Por un lado se venden unos reproductores de rechazo que se incluyen en el Producto bruto y, por otro, se debe amortizar su compra o adquisición que se relacionará con la tasa de reposición originando una depreciación anual.

Gastos financieros: Tanto si el cunicultor trabaja su propio dinero como si hace trabajar dinero prestado, el dinero cuesta dinero y deben fijarse unos intereses que variaran según sea su procedencia: créditos oficiales o préstamos bancários.

Si se descuenta del MB los gastos referentes a las amortizaciones, los gastos financieros, seguros, impuestos, etc., todo ello como gasto fijo, se llega a obtener el Margen Neto (MN) valor que podría ser considerado disponible para el cunicultor como Beneficio en el supuesto de no tener mano de obra asalariada y ser él mismo quien realizara el manejo de la explotación. De no ser así, es necesario deducir otro gasto fijo:

Mano de obra: Contratada, fija o eventual, en función a la envergadura de la explotación e inclusive de su actividad. Se estima que una persona (UTH) puede realizar el manejo de 200 hasta 600 hembras, siempre en función de la tecnificación de la granja (mecanizaciones, inseminación,…) y de la planificación de los trabajos. El coste de la mano de obra resulta determinante en la consecución del Beneficio en cualquier granja cunicola.

Deduciendo del MN la Mano de Obra, se llega al Beneficio Neto (BN). Cabe indicar que son pocas las granjas que determinan su beneficio en este punto, aunque su estimación debería ser lo correcto para tomar el verdadero pulso económico de la actividad.

Controles de producción

A través de una serie de conceptos bien ordenados y simplificando al máximo los criterios, se han ido despejando valores en forma de Ingresos o de Gastos para llegar a un final que el cunicultor desea feliz en su concepción de origen y que necesita sea alto en su materialización.

Hablamos del Beneficio Neto. No resulta fácil llegar a un elevado Beneficio Neto si no se observan los controles que alertarán los puntos débiles en el camino productivo y será a través de su revisión, corrección o saneamiento cuando se podrá llegar a unos resultados satisfactorios.

El primer paso de control son las fichas particulares en las que se registran unos datos mínimos que aseguren el control productivo de los animales reproductores:

Ficha macho

nº de la hembra / fecha de la monta (nº saltos) / nº gazapos nacidos

+ (consumo alimento / velocidad crecimiento / rto. canal) de sus descendientes.

Ficha hembra

fecha cubrición / nº macho / fecha parto / nº gazapos nacidos / gazapos añadidos y/o trasladados / intervalo 2 partos / fecha destete / nº gazapos destetados / peso medio camada.

Cabe significar la selección de las mejores hembras en función a su productividad sin descuidar los aspectos maternales más heredables como su comportamiento tranquilo y ejecución del nido.

Además de los registros particulares, es importante analizar las relaciones entre los factores técnicos y los resultados económicos de la explotación. Aquí nace la necesidad de la GESTIÓN.

Gestión técnica

Al planificar los trabajos, por ejemplo semanales, se crean unos grupos de conejas que inician los ciclos productivos localizados en un espacio concreto de la granja. Semanalmente se pueden realizar unos controles basados en la gestión técnica estableciendo unos objetivos productivos en base a la producción por hembra presente. Si nos referimos al 100% de las hembras presentes, los porcentajes de control semanal que determinan el mínimo a contabilizar son:

  • Hembras presentes → 100,00%
  • Presentaciones al macho → 15,50%
  • Cubriciones → 14,75%
  • Palpaciones positivas → 12,00%
  • Partos → 11,50%
  • Gazapos nacidos vivos → 97,00%
  • Gazapos destetados → 89,25%
  • Gazapos vendidos → 86,50%

En el supuesto de seguir una banda quincenal o trisemanal se deberán modificar los valores.

Gestión técnico-económica

La finalidad de la gestión técnico-económica debe consistir en:

  • Aportar al cunicultor una estimación de la rentabilidad de su explotación.
  • Prestar atención a los puntos débiles de la explotación.
  • Establecer el nivel de su explotación.

Para realizar bien la Gestión, el cunicultor debe cumplimentar mensualmente (día a día) una ficha en la Maternidad con anotaciones de las cubriciones, palpaciones, partos, nacidos vivos, consumo de alimento, destetes, etc. y otra en el Engorde anotando las entradas y salidas, pesos, precio de venta, consumos, etc. Toda esta información se refleja en unas fichas mensuales que se deben procesar para su posterior análisis.

  • D.01 Cantidad de Jaulas-Hembra instaladas (jaulas con nidal)
  • D.02 Hembras reproductoras presentes
  • D.03 Machos reproductores presentes
  • D.04 Hembras muertas por cualquier motivo
  • D.05 Hembras eliminadas por enfermedad o productividad
  • D.06 Machos eliminados y muertos
  • D.07 Cubriciones (nº de hembras cubiertas)
  • D.08 Palpaciones positivas
  • D.09 Partos (anotar todos los viables)
  • D.10 Gazapos nacidos vivos (cantidad total)
  • D.11 Gazapos nacidos muertos (+ 1 día después del parto)
  • D.12 Número total de destetes (cantidad de hembras)
  • D.13 Gazapos destetados (cantidad total)
  • D.14 Número de camadas que no llegan al destete
  • D.15 Gazapos vendidos o salidos (consumo, reposición)
  • D.16 Kg de alimento consumido (global)
  • D.17 Peso total gazapos destetados (Kg del dato D.13)
  • D.18 Peso total de gazapos vendidos o salidos (Kg del dato D.15)
  • D.19 Promedio días de engorda (del destete a la venta)
  • D.20 Horas empleadas al mes (total)

Una vez procesados los datos de la granja se obtiene un análisis de resultados que estimará la evolución productiva de la explotación. Conviene determinar unos criterios óptimos y contrastarlos con la realidad para detectar las desviaciones, sus posibles causas y buscar soluciones.

Finalmente indicaremos que variando el gasto general, el costo de producción sufre unos cambios muy importantes. Las pautas de manejo (sistemas) pueden reducir dicho costo aunque se deberá atender a:

  • La producción, ya que su incremento nos proporcionará mayor PB
  • La alimentación, con un buen nutrimento se aumentará el MNA
  • La inversión, justa y adecuada no incrementará en demasía las amortizaciones ni los gastos financieros.
  • Los gastos financieros, deberían ser mínimos. Se trata de conseguir dinero a bajo interés.
  • La mano de obra, profesional y adecuada al método de trabajo empleando técnicas de manejo que proporcionen la máxima cantidad de carne por UTH.

Artículo archivado en: