Go to content Go to navigation Go to search

17 diciembre 2018

COMENTARIOS AL LIBRO “ CUNICULTURA ECOLÓGICA Y RURAL”

He leído con detenimiento el libro “Cunicultura ecológica y rural” editado por Editorial agrícola y el Ministerio de Agricultura en 2014 con la colaboración de ASESCU.

Con más de 45 años dedicados a la cunicultura descubro con estupor que, todavía hoy, existe un desconocimiento del sector y con que facilidad se emiten criterios y normativas que distan de la realidad práctica y efectiva.

Analizaré, con sentido crítico y voluntad constructiva, el contenido del libro como ejercicio para situar en la verdad y en la realidad las muchas barbaridades que he entendido leer.

Empezando por la EDITORIAL, escrita el 20 de enero de 2014, se habla de dos razas autóctonas: Gigante de España y Payés de Ibiza (Ibicenco). Cabe decir que las dos únicas razas reconocidas por el Ministerio de Agricultura en fecha 29 de julio (BOE de 9 de agosto 2016) son: el Antiguo Pardo español y el Gigante de España. El conejo ibicenco n ha superado los protocolos para ser incluida en el Catálogo Oficial d Razas de Ganado de España. La asociación que ha promovido y desarrollado todos los protocolos para la consecución de dicho reconocimiento ha sido ASEMUCE que, por cierto, ha sido omitida en todo el libro a pesar de estar creada en 1992, formar parte de FEAGAS desde su inicio y haber iniciado en 2012 todos los trámites para el reconocimiento de las razas autóctonas así como iniciar una campaña para que se autorice la matanza en la propia granja.

En la INTRODUCCION se habla del origen del conejo doméstico indicando que proviene de la domesticación del conejo silvestre (Lepus cuniculus). El género Lepus se atribuye a la liebre y al conejo silvestre el genero Sylvilagus. El conejo de monte o salvaje es del género Oryctolagus y su llegada a la península ibérica fue debida a la glacialización del este del continente europeo que desplazó a muchas especies hacia el sur.

La historia nos documenta que fueron los romanos quienes criaron a los conejos en “leporarias” y que apreciaban su carne, especialmente los fetos, que se extraían de las hembras gestantes para ser presentados como rico manjar en las mesas de los personajes más pudientes.

Mejor no rescribir la historia e intentar un relato fiable aceptando la terminología “sepharad” de los textos bíblicos de cronología discutida pero probablemente de época romana que denominaba Hispania como “tierra de conejos”.

El medico francés que en 1930 inoculó un virus para frenar la multiplicación de las poblaciones cunicolas era en realidad Paul-Félix Armand-Delille que en el año1952 propago la infección en Europa. Enfermedad que se describió en Uruguay a finales del siglo XIX en conejos del género Sylvilagus, se extendió por las poblaciones suramericanas de conejos silvestres y se introdujo en Australia en 1950. La mixomatosis todavía hoy está presente en nuestras granjas de conejos.

Se habla en el libro de las características del aparato digestivo diferenciando a este herbívoro de los rumiantes. Cabe reseñar que el conejo es un monogástrico, nada que ver con los que rumian. El conejo no es un coprófago ya que no come las heces del suelo sino que practica la cecotrofia ingiriendo directamente del ano unas heces blandas que produce diariamente y acercando su boca al orificio anal las deglute sin masticar prolongando así el aparato digestivo. El conejo, quede caro, no come mierda.

Vamos a la NORMATIVA LEGAL. Dice el autor “Cubrición en post-destete con una lactación mínima de 30 días”. ¿Que criterio técnico utiliza el redactor de la norma para decidir que la cría ecológica debe seguir un ciclo de 70 días cubriendo las conejas a los 39 días post-parto? y ¿Por qué con este ciclo extensivo no se dejan a los gazapos lactantes con sus madres 38 o 42 días o incluso hasta su nuevo parto? Con un ciclo de 56 días (cubrición a los 25 días post-parto) se instaura un ciclo extensivo que permite racionalizar los trabajos y en el que la coneja no sufre una intensidad reproductiva.

La reposición viene condicionada por: 1. la muerte, 2. la sanidad y 3. la improductividad. Fijar como obligatoria una reposición del 20% es absolutamente incorrecto. Si aceptamos una mortalidad mensual del 1 al 3%, una eliminación por sanidad (más vale prevenir que curar) del 3 al 10% y una retirada por incumplimiento reproductivo del 5 al 30% vemos que, en el mejor de los casos, la reposición mínima seria del 8% pudiendo llegar incluso al 43% mensual en casos extremos. Indicar como media un 20% mensual seria correcto pero nunca como obligatoria.

Si en España se suelen sacrificar los conejos a los 2Kg de peso vivo y esto sucede alrededor de los 70 días de vida… ¿Por qué los criados ecológicamente deben ser sacrificados a los 90 días de edad? Craso error. Los conejos en cría ecológica, incluso con razas autóctonas, pueden tener un crecimiento parecido a los criados industrialmente siempre que estén sujetos a mejora zootécnica y una correcta alimentación.

Respecto a la alimentación, ¿Qué tiene que ver el carácter herbívoro del conejo con que tenga que consumir un mínimo del 30% de la ración con forrajes verdes o henos? Existen piensos ecológicos en el mercado que son compuestos, completos y equilibrados con lo cual un aporte extra de forraje no hará otra cosa que desquilibrar la ración. Por otra parte, el autor reconoce en la página 33 del libro que dando raciones caseras los conejos se comían el cereal y dejaban las leguminosas, teniendo que recurrir a un pienso granulado ecológico. Pues eso, seamos prácticos y eficientes. No dictaminemos dietas que acarrearan problemas y suministremos un pienso granulado que presenta más ventajas nutricionales y sanitarias.

Actualmente existen, como hemos dicho, 2 razas autóctonas reconocidas en España: el Gigante de España y el Antiguo Pardo español que aglutina la raza Común o del País con sus dos tonalidades: parda y gris.

A partir de finales del 2018, ASEMUCE es la asociación que lleva los libros genealógicos de ambas razas y en la próxima edición de FIGAN 2019 en Zaragoza (19-22 de marzo) serán presentadas en gran número a los interesados mediante concurso y subasta.

INSTALACIONES Y MOBILIARIO. Todos los intentos de cría comunal que se han implementado a lo largo de los años han fracasado. Y ahora resulta que se proponen alojamientos ecológicos a base de situar 10 conejas y 1 macho en un recinto de forma colectiva. Van a surgir problemas por doquier. El macho tiene sus preferidas. Peleas. Descontrol de nidales e intrusión por otras hembras. Sin control individual ni sanitario. Manejo difícil de los animales, etc. Además, el autor reconoce que lo ha probado y jamás ha dado resultado. Entonces, ¿por que lo cita como práctica ecológica?

Podríamos cuestionar el tipo de nidal y sus dimensiones. Según el autor del libro, el mejor nidal es el de obra de 80 × 35 o 40cm, con tapa superior y partido en dos partes. Teniendo en cuenta las dimensiones del recinto de 2m² x hembra se puede habilitar en un extremo una zona para criar con paja o viruta o colocar un nidal extraíble que se pueda limpiar y desinfectar después de cada parto.

Las conejas autóctonas pueden criar durante todo el año, al igual que las demás, mientras tengan cubiertas sus necesidades nutritivas, buen manejo y estricta sanidad mejorando resultados mediante una mejora zootécnica.

En cuanto a sus necesidades de agua de bebida, si bien es cierto que, en el conjunto de la granja beben el doble de lo que comen, el consumo es irregular por estadios productivos y principalmente durante las estaciones del año. La máxima más correcta es que orinan tanto como comen y defecan la mitad.

Rectifico sus prescripciones de bebida por:

- animal joven………….de 200 a 300cc/día
- coneja en lactación.…de 660 a 900cc/día
- coneja gestante………de 250 a 350cc/día

En el esquema de nave de la página 27 está orientada al revés. El norte debería incidir en la parte baja del tejado para evitar que los vientos pudieran levantarlo y además mejorar su protección mediante aberturas basculantes o cortinas en guillotina.

En cuanto a la ALIMENTACIÓN describe alimentos secos y verdes, subproductos de huerta y residuos de poda. Más adelante determina el valor de los alimentos en cuanto a necesidades de fibra, proteína y energía como si en las granjas familiares pudieran determinar estos contenidos en dietas caseras. Es un despropósito recomendar nutrientes en una alimentación casera aunque acepta que debido a la cantidad de problemas, lo mejor es recurrir a un pienso granulado ecológico. Apaga y veámonos.

Respecto a la REPRODUCCIÓN presenta una serie de cuadros en los que compara el conejo Ebro (Gigante) con razas blancas (se supone que neozelandesa y californiana). En cuanto a la mortalidad, el Ebro se manifiesta más rustico con menos bajas, igual de fértil y algo menos prolífica.

En la cubrición no es necesario que el macho monte 2-3 veces a una hembra. Con un salto es suficiente por lo que puede montar a 2 o 3 hembras el mismo día.

Para realizar la palpación se debe agarrar la coneja por las orejas y la piel del pescuezo a la vez, no solo por el pescuezo ni mucho menos por las orejas.

En cuanto a la LACTACIÓN el autor indica que en la cría ecológica se prohíbe cerrar los nidales durante el día y abrirlos solo un rato por la mañana, ya que disminuye el bienestar por el estrés alimentario que se produce a los gazapos causando empachos y trastornos gastroentéricos, diarreas y retrasos en el crecimiento y mortalidad. Desde hace años, todas las granjas practican la lactación controlada abriendo los nidales una sola vez al día sin apreciar ninguno de los problemas reseñados sino todo o contrario. Añado, además, que la coneja de monte o salvaje excava su propio cado para criar que abre una sola vez al día y cierra hasta el día siguiente. Totalmente ecológico. No comprendo porque debe prohibirse esta beneficiosa práctica.

Estoy de acuerdo en practicar un ritmo extensivo en la cría ecológica pero no como lo plantea el autor presentando ciclos de 61 y 68 días que no responden a ninguna planificación. Lo correcto seria plantear ciclos de 56 o 70 días. Y mucho menos en sacrificar a los 90 días con 2,5 a 3Kg ya que el mercado español no acepta canales grandes.

En el apartado SALUD Y BIENESTAR estoy de acuerdo en que los híbridos comerciales tienen una capacidad de resistencia menor, con mayores sensibilidades frente a los agentes bióticos y abióticos que nuestras razas autóctonas. El capítulo es completo y bien documentado aunque podríamos cuestionar la eficiencia de los remedios homeopáticos.

Finalmente indicar que en una nave de 4m x 26m como la que propone el autor en el libro solo caben 24 hembras mientras que en la misma nave, en cunicultura industrial, cabrían 60 hembras y a pesar de ello los márgenes son escasos. Por lo tanto, en la cunicultura ecológica, además de corregir alguna de sus Normas, es imprescindible la venta de proximidad permitiendo el sacrificio y la venta en la propia granja. De otra forma, esta modalidad de cunicultura nunca será rentable.

Artículo archivado en: